jueves, 17 de junio de 2010

La Pregunta es la Respuesta

Una semana habíamos postergado la salida a Yellowstone debido al mal clima. Ahora, el pronóstico era menos alentador, pero la hora había llegado. Tormentas de nieve, eléctricas, lluvias y mucho frío para los días venideros no lograron amedrentarnos, ni a nosotros, ni a los chicos que saldrían el sábado para encontrarnos en Jackson Hole, unos cientos de kilómetros al norte. Así fue que ensillamos a nuestros corceles, y nos despedimos de Salt Lake City y su gente, tras un mes de estancia en la ciudad mormona.

Pero antes de salir, más ayuda de amigos. A Spencer lo conocimos a través de Juan y Aymi, cuando les compró un par de libros y les dio una mano a los estacionarios. También hubo para los de fuego. Cambio de aceite, más algunos litros más de regalo para la nave, memoria para la compu y buena compañia vinieron de su generosa mano. ¡Gracias por todo!
Ahora si. Manejamos prácticamente todo el día, trepando y descendiendo montañas. Los chubascos de la mañana se convirtieron, a la hora de buscar donde pasar la noche, en una tormenta de aguanieve y frío áspera para los huesos y la carne. Lejos de Jackson aún, y con el sol medio apagado ya en el cielo, buscamos donde armar la carpa. El pueblo de Cokeville, fue el elegido. Esa vez, en la iglesia ni preguntamos porque estaban de casorio y no quisimos arruinar el vals metiendo nuestro colchón inflable a un costado de la pista. Pero mientras estábamos estacionados, un hombre paró y se arrimó a la Estanciera. Nos llevó a su casa donde conocimos a su esposa y dos de sus hijos, y de ahí nos dirigió a una cabaña, alejada unos pocos kilómetros por un camino de campo.

Nos prestaron la cabaña para pasar aquella noche y además nos invitaron a cenar a su casa donde la conversación giró en torno de nuestras vidas, el viaje y por supuesto, la religión mormona. Ya para la despedida con canción y todo incluida, nos arrimaron a la cabaña donde dormimos protegidos y calentitos. Buena gente en todos lados a donde miremos.

A la mañana, todo estaba congelado. Hicimos arrancar la nave con un spray especial que traía Juancho y salimos a la ruta con una tormenta de nieve temible. Afortunadamente, ya habíamos arreglado el limpiaparabrisas en Salt Lake. Igual está súper baqueteado, así que administramos las barridas lo mejor posible.
Desayunamos en la ruta y llamamos a los chicos a Salt Lake, para ver como andaban y recomendarles que salgan con mucho abrigo. ¡¡¡¡¡La lavada de platos por Dióoooo!!!!


La tormenta amainó mientras manejábamos al norte y para el mediodía, estábamos ya en el pintoresco Jackson Hole. Justo llegamos para la gran fiesta de los cuernos o algo así. Una calle completa estaba cerrada al tránsito, y cubierta con osamentas de alces, caribúes, ciervos, búfalos y venados, linda la ecología che.

¿Como se les llamará a quienes ejercen esta profesión? ¿Cornudos?

La presencia de osos es inminente, todos los negocios venden este curioso artículo, del cual por supuesto, nosotros prescindimos. Spray anti-osos. Yo prefiero la batalla cuerpo a cuerpo, tramontina en mano.

Por la tarde nos reencontramos con Pablo, Naty, Ipi y Mica, siguiendo rápidamente (tras tomar los clásicos mates dulces como el carajo en Jackson) camino al norte, hasta el Parque Nacional Grand Teton. Este parque, a diferencia de lo que su nombre sugiere, no tiene más que bellas montañas, bosques y algún que otro bicharraco.

Bueno, a ver si aflojamos con la nieve che.


Allí pasamos la gélida noche acampados, los estacionarios por supuesto durmieron en su noble vehículo y los de Gonzales Catán, todos juntitos en la Vanagon con asiento cama a estrenar. El común denominador de aquella noche, fue que todos nos re ca…..mos de frío.

Ahora sí, arriba todo el mundo que amaneció despejado y nos vamos pa´l Yellowstone.

Realmente este lugar es algo fuera de serie, muchas veces habíamos escuchado el nombre Yellowstone, pero jamás habíamos imaginado cosa semejante. Todo el parque, descansa sobre el cráter de un gran volcán activo, debido a esto es que se encuentran géiseres, pozos coloridos de translúcidas aguas termales, colonias inmensas de microorganismos termófilos, cubas de barro burbujeante y mucho vapor. A esto hay que sumarle una riquísima fauna de considerable tamaño: alces, ciervos, osos negros y grizzlis, lobos, marmotas, búfalos, águilas, cabras, coyotes, renos, ardillas y vaya a saber uno cuantas bestias más. Todo esto, en el más hermoso escenario natural.

Si bien el calor ya debería haber llegado a estas latitudes, los lagos aún se mantienen cubiertos por una gruesa capa de hielo. Las nevadas no son raras y le andamos esquivando al frío con poderosos fuegos nocturnos. La carpa se refugia bajo un gran toldo de plástico y los autos hacen el resto

Grande chiquilín, quien te ha visto y quién te ve. De los lobitos marinos de la rambla marplatense a Yellowstone sin escalas.

¡I´VE GOT YOU MICA! ¡AI CACHU FACU! Las enanas mágicas son lo más grande de este mundo. ¡Como las extrañamos! ¡Como los extrañamos a todos, chicos! Cada vez que vemos una Westfalia nos acordamos de ustedes, quisiéramos que estuvieran viajando a la par nuestra hasta Alaska. Al menos así tendríamos Pastafrola para desayunar todos los días.

Le´Chien observa la potente erupción de vapor, del más famoso de los géiseres de Yellowstone. Esta sucede a intervalos regulares de tiempo (como una hora y pico), por eso hay horarios para verlo. ¡Pucha que bárbaro, todo ordenadito en gringolandia! Cuando arranca el espectáculo que dura un par de minutos, la gente aplaude. Si, aplaude.
A esta enana la adoro.

….por el contrario, se quedan bien abiertos observándolo todo. Y siempre son tres, o al menos un número impar. ¿Que sería de la existencia de las cosas sin esos paquetes discretos de energía? Yo sé. Un nudo amorfo e inmóvil. Inerte, mudo y terrible.

Una eterna carrera sin pies y hacia la nada.
Dura la vida de las alimañas.

Miles de millones de prehistóricas criaturas, se amontonan aprovechando el azufre, basando su misma existencia en él y, a diferencia de la gran mayoría de los seres vivos del planeta, dándole las espaldas al sol. Las bacterias son los organismos más primitivos del planeta y son perfectas. Ellas son el éxito hecho microorganismo. No sería necesario nada más, nada. Estaban aquí antes y lo estarán hasta el mismo final, hasta mucho después de que todos hayamos abandonado la gran roca para siempre. ¿Y entonces para que más? ¿Para que la lombriz y el bicho torito? ¿Para que la araucaria y la pulga? Todos ellos más débiles, más frágiles, más caprichosos? ¿Para que el gorgojo y el homo sapiens? También ellos delicados e innecesarios en este reino diminuto, autosuficiente y perfecto. Una buena pregunta ¿Alguien por ahí para contestarla? Caprichos del cosmos, puede que la pregunta sea la misma respuesta.

Federico, Romina, Anselmo, Beto, Dorita, Darío, Alicia, Clara, Elsa, Mauricio, Laura, Rodolfo, Rodrigo, Tato, Norma, Eugenia….. naaaa, esta vez son demasiados.

Reyes y señores de Yellowstone, los búfalos dominan tanto las grandes praderas del lugar, como sus rutas.
Si, déme dos docenas envueltas para regalo.

Los corceles tienen su merecido descanso por la tarde, tras un días de exigente andar.

¿Todavía siguen creyendo que exageramos con lo del frío?
Aguante que ya falta poco.
Aquella mañana nos levantamos bien tempranito, para ver si pescábamos un par de bichos. Se supone, o al menos se rumorea por ahí, que al alba y al atardecer son las mejores horas (descartando la noche) para ver animales pululando por el parque. Dejamos al Citro, Juancho, Aymi y la Estan durmiendo, y nos fuimos todavía en pijamas a recorrer los caminos con la Vanagon.




El terremoto y la paz con patas, listos pa´ la caminata.





Cu… de oso. ¡UN LOBO! Estos sí, que son muy difíciles de cachar. Parece que andaba medio enfermo o con resaca el cuadrúpedo, seguramente por eso estaba solo y se mostró al otro lado de un río durante un buen rato. Cuando ya éramos demasiados los curiosos, se levantó con todo la paz del mundo y se perdió en el espeso bosque.

Otra figurita difícil, un oso grizzly. Aunque esta vez entendemos si no nos creen, y argumentan que es solo una roca. La foto es de esas que le sacan a pié grande, al monstruo del lago Ness, o a los extraterrestres, siempre fuera de foco. ¿Será que no existen y son todas fotos truchas? Apenas se dejó ver a lo lejos y por unos segundos, el desgraciado. ¡Maula! Seguro que me vio cuando desenvainé el cuchillo. Ya vamos a conseguir esa piel que vinimos a buscar.

En la película tenía más onda este.

Uno de los tantos pozos de agua termal. Los colores se deben a la presencia de microorganismos y minerales.

¡Hola Miguel!
Cuando es claro el límite, fácil es burlarlo.

Si, ¡mozo! Mi búfalo vuelta y vuelta, con un poco de rusa y abundante mayonesa. Gracias.

Mucho paseo, mucho paseo ¿y la frola donde está?

Si quiero me toco el alma, pues mi carne ya no es nada. He de fusionar mi resto con el despertar, aunque se pudra mi boca por callar. Ya lo estoy queriendo, ya me estoy volviendo canción. Barro tal vez.

¡El primer oso negro! Lejos de ser suertudos, ver osos negros es lo más común del mundo. Todo el lugar, e incluso afuera del parque en el camino al norte, está lleno de ellos. Salen a los costados del camino, porque allí el bosque está talado y crece buen pasto. Entonces no lo sabíamos y nos gastamos cinco rollos con este.
Valiente la muchachada.

Y ya medio de noche, encontramos al tan buscado alce. No había buena luz y realmente al día de la fecha, no hemos visto uno con una buena cornamenta. Este maldito bicharraco sería nuestra condena. Él y un oso negro que apareció a último momento nos hicieron perder la noción del tiempo. Cuando quisimos regresar al campamento, nos habían cerrado el camino de 16 millas hasta allí. Tuvimos que dar la vuelta entera al parque para alcanzarlo, pero eso no es nada. El problema fue que andábamos todos juntos en la Vanagon, y uno de los ejes empezó a hacer un ruido horrendo. Cayó la noche helada, no queríamos exigir el eje y por si esto fuera poco, tuvimos que parar tres veces en medio del camino, sacar y destapar el filtro de gasolina que hacía que la chata se pare. Fueron unas cuantas horas cortando clavos y lo peor es que al día siguiente los chicos tenían que volver andando a Salt Lake.

Finalmente llegamos de milagro al camping y tuvimos nuestro añorado descanso.
El día de la despedida, estábamos más pendientes de que hacer con la camio, que de cualquier otra cosa. Aún así, queríamos festejar el no cumpleaños de Ipi, por su si cumpleaños, que estaba por llegar.

Mientras Aymi y Loli terminaban de preparar el regalo para Ipi, y Juancho y Naty la torta, con Pablo nos encargamos de distraer a las enanas. De no ser por estas ardillitas, detrás de las cuales Ipi y Mica corrieron al menos una hora entera, nuestra misión hubiera fracasado.
Gracias Roberto.
¡Feliz no cumpleaños enana!
Regalo artesanal de la manos de las chicas.
Será que nos estamos poniendo viejos y chochos, pero como costó separarnos de los chicos. Toda la cuestión parecía una gran tragedia, un tangaso de esos que duelen en las tripas, que se yo, un giorno tristíssimo. Mientras Aymi y Loli terminaban de pintar la remera de regalo para Ipi, y Juancho cocinaba los últimos panqueques de la torta gloriosa, Ipi me preguntó ¿Facu, cuando se van para Alaska? Listo, eso fue todo, de ahí en más no pude parar de llorar por las próximas cuatro o cinco horas. Más que en Yellowstone, parecía que estábamos en un velorio, todos a moco suelto. ¡Pero carajo, un poco de compostura viejo!

Para nosotros esta familia es parte de la nuestra, la tranquilidad inquebrantable de Pablo, solo comparable con su bondad y el sufrimiento que le causaba tener que irse a laburar a la mañana, dejándonos a todos de jarana. La paciencia de oro, buen humor y exquisitas recetas de la grande de Naty, y las dos enanas mágicas, que se quedaron con unos buenos cachos de nuestros corazones. Todo esto, y lo que compartimos, bien valieron nuestro viaje completo. No entra en el pecho tanta felicidad, habernos cruzado con ellos fue uno de las cosas más lindas que nos han pasado en este puñado de tiempo que llevamos en las rutas de América. ¡Son grosos chicos, los queremos y los extrañamos! ¡Un millón de gracias por todo! Nos vemos al sur.

Al fin, tras deliberar un rato y escuchar cuanto pretendía cobrar la grúa hasta Salt Lake City (casi mil dólares), los chicos se animaron a largarse con la Vanagon como estaba. Nuestra sensación era un poco rara despidiéndonos e imaginándolos tirados en la ruta, teniendo que buscar la forma de llegar a casa y con la presión de tener que llegar al trabajo el días siguiente. Al final, llamamos unas horas más tarde y nos enteramos de que la camio había aguantado bien y llegarían sin problemas. Alivio.
Y así, sin pena ni gloria nos separamos en el pueblo de West Yellowstone y nos volvimos para cruzar el parque hasta la salida del norte.

Conito muerto, conito muerto. ¡Disculpá si al evocarte se me pianta un lagrimón!

Dejamos el Yellowstone atrás, y lo primero que buscamos fue una ducha. Después de todo, tan salvajes no somos. A esta altura si no veíamos animales, era porque rajaban al sentir nuestro aroma a una semana de camping.

Más livianos, nos dispusimos a buscar un camping para pasar la noche con Juancho y Aymi. A unos cuantos kilómetros lo encontramos. El lugar era ideal, al pié de un acantilado, con buena leña para asar el pollo que nos heredaron los chicos, baños y una noche estrellada como hacía rato no veíamos.

Esta sería también noche de despedida, ya que al día siguiente nosotros seguiríamos viajando hacia el norte y ellos, volverían para hacer una caminata en Yellowstone.

Una familia de neocelandeses que conocimos saliendo del pueblo. Esta familia viaja en velero por todo el mundo desde hace unos cuantos años. De Nueva Zelanda a Tierra del Fuego y luego todo el continente americano. ¡Lindo che! Todos necesitamos un poco de soledad de vez en cuando, pero como ya bien sabrán, a nosotros nos suele durar poco. Varios nuevos amigos aparecerían en los próximos días y por supuesto, volveríamos a vernos con Juancho y Aymi algunos miles de kilómetros al norte. Pero por ahora…

Ordenamos la Nave preparándonos para partir. El cosmos no entendió muy bien la parte de que queríamos soledad, y aquella mañana, todo dentro del Citro amaneció mordido por ratones. Ahora teníamos algún inquilino no humano viviendo en el auto. Sacamos todo afuera, y un simpático roedor fue hallado en la gran canasta depósito que Iris nos armó, días antes de aquella lejana salida de Mar del Plata. El tipo volvió al campo y nosotros a la ruta. Solo nos quedaba conocer Glacier National Park antes de cruzar la frontera a Canadá, creíamos que nos llevaría unos días hacerlo, pero el clima volvería a cambiar nuestros planes.
Por ahora hasta acá llegamos. Una publicación más y estaremos al día con todos nuestros relatos. A todos los que siguen dejando esas hermosas palabras de aliento en el blog, un millón de gracias. Sepan que para estos dos vagabundos, es combustible del bueno. Que nos alegra saber que compartimos sentimientos y esta pasión por soñar con los ojos abiertos. Han sido años increíbles, ahora estamos muy cerca de cruzar esa línea que trazamos como meta, mucho tiempo atrás, y sin saber bien que esperar de todo este nomadismo al que nos hemos abrazado. Estamos felices de ser ahora tantos los que andamos en esta increíble nave de dos cilindros y de saber que cuando crucemos esa línea, no solo será nuestra la alegría, ni solo nuestro el triunfo. ¡Acá vamos todos juntos! Como nos gusta, viajando lento, con poco espacio, apretados como el diablo, con nuestro siempre ruidoso motor y muchas ganas de vivir inspirados. ¡Agárrense fuerte carajo que ya vamos llegando!

¡Arrivederci e buonafortuna! ¡Hasta la próxima, conejos!

19 comentarios:

  1. Ay... de repente sentí mariposas en el estómago... que increíble que ya esten llegando... pensar que los sigo desde el principio. Gracias, mil gracias por haber compartido esto con nosotros.

    Chicos, que cámara usan? cada vez mejores las fotos! Los colores son increíbles y la composición espectacular!

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Muchachos, muy buen blog. Lo venimos leyendo desde que empezamos nuestro propio proyecto y son en parte responsables de que emprendamos nuestro viaje el año que viene. Les deseamos lo mejor y -quién sabe- quizás nos crucemos en alguna ruta latinoamericana.
    Saludos y suerte!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo17.6.10

    Tanta euforia mundialista me habia alejado del blog...pero volvi y me siguen emocionando como el primer dia. todavia no puedo creer todas las cosas que han vivido en estos años y lo poquito que falta para volver a vernos.
    No estoy muy inspirado para escribir y ademas estoy apurado para leer la entrada anterior.
    Muchos besos y abrazos

    El Justiciero Anonimo

    ResponderEliminar
  4. Ay, chicos, cuanta suerte! No saben que placer me da leer cada una de sus entradas. Creo que mas de uno de los que entramos acá, vivimos y viajamos a través de ustedes, y nos alegran con cada foto un poquito el corazón. Les mando un abrazo y beso grande!

    ResponderEliminar
  5. QUE BUENA ONDA CHICOS!! YA CASI ESTAN!! SIGAN METIENDO ASI DURO.. NO SABEN COMO ME ALEGRO.. AHORA ESTOY PENSANDO Q VOY A LEER CUANDO TERMINEN EL VIAJE!.. POR SUERTE ACA EN ARG VA A SER FINDE LARGO ASIQUE LE AFLOJO AL ESTUDIO, ME ESCAPO DE LA CIUDAD Y ME VOY UNOS DIAS A ESCALAR.. CAPAS VALLA EL DOMINGO A MDQ A ESCALAR!
    LES MANDO EL MAS GRANDE DE LOS ABRAZOS!
    SUERTEEEEEEEEEEEEEEEEE
    (lo raro es q ya les hablo como si fueramos amigos! jajaj)

    ResponderEliminar
  6. Anónimo18.6.10

    Vamos chicos ya estan hay que alegria ver cada ves que escriben y hoy leimos el blog juntos con ipi y mica y ipi estaba re emocionada se quedo viendo las fotos como una hora, ya no les falta nada un beso grande los queremos muchoooooooo Pablo,Mica,Ipi y naty..

    ResponderEliminar
  7. Que lindo levantarme y encontrarme con una parte de su viaje. Las fotos son maravillosas (con excepción de la que le sacaron al "oso".
    Yo me quejaba del frío de Mardel, pero las fotos que ví callarán mi queja por un buen tiempo.
    Un abrazo a la distancia y disfruten :D

    ResponderEliminar
  8. Anónimo18.6.10

    chicos, la verdad que creo que todos los que entramos a su blog ya los sentimos como parte nuestra, yo los sigo desde que pasaron por mendoza, y leyendo sus vivencias puedo ver cuales son sus personalidades, sus caracteristicas...su ecencia, esa es la palabra. son dos locos lindos, no cambien nunca cuando vuelvan a su tierra. quiciera saber, que pasó con el concurso de citroen? ganaron? espero que si!!!

    que esta ultima parte del viaje sea super!!!

    P.D: LA RESPUESTA A SU PREGUNTA ES MAS CENCILLA DE LO QUE USTEDES SE IMAGINAN, AL OBSERVAR LA CREACIÓN, INCLUSO NOSOTROS MISMOS, PODEMOS VER DE FORMA MANIFIESTA SOLO...EL AMOR TAN GRANDE DE DIOS...ALGO PARA PENSAR Y DETENERSE A VER LAS COSAS CON OTROS OJOS...Y TODO ENCAJA DE UNA FORMA MARAVILLOSA!!!

    GLADYS.

    ResponderEliminar
  9. Vamos Vamos que llegamos !!! gracias por dejarnos compartir este viaje con ustedes, los queremos, los seguimos, los envidiamos, los apoyamos... No me digan que no se puede !!!

    ResponderEliminar
  10. Que gran aventura la del bosque. Felicitaciones. Me alegro mucho por ustedes.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por compartilhar toda esta beleza con nosotros.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. La bandera argentina congelada lo dice todo: congelados, pero firmes ahí haciéndole frente al frío. Yellowstone debe ser como un cuento de hadas pero sin ellas, y lástima que no pudieron disfrutar del Glacier National Park como es debido. No será lo mismo, pero el homónimo argentino los espera para cuando vuelvan.

    Con estas nevadas está más que confirmado que México con sus aguas cálidas, paisajes tropicales y su gente hospitalaria quedaron atrás. Ahora hacia adelante, hacia Alaska! Con sus nativos pocos receptivos, lagos congelados, sus osos feroces, y su frío polar y... estemm... bueno, que tengan mucha SUERTE!!! :-D

    Y sí, están por el buen camino.
    Los saluda atte y vigilante,


    El oso malicioso & cía.

    ResponderEliminar
  13. vamos chicos la vanagon al igual que su citro nunca los dejara tirados!!!!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo20.6.10

    Muy buenas fotos! Seguimos!!!
    Abrazo grande

    Alejandro

    ResponderEliminar
  15. Anónimo23.6.10

    FACU Y LOLIS... EN TODOS LOS AÑOS QUE TENGO DE VIDA NUNCA HABIA CONOCIDO GENTE COMO USTEDES PERO, AQUI VIENE EL PERO MEXICO VS ARGENTINA ME HUBIERA GUSTADO QUE NOS ENCONTRARAMOS EN LA FINAL Y NO EN OCTAVOS, PASE LO QUE PASE DE TODOS MODOS LOS SEGUIRE EXTRAÑANDO, SE LES QUIERE NACHO DE TIJUANA. SALUDOS.

    ResponderEliminar
  16. Julio cesar Gaudioso12.7.10

    Mis Jovenes,
    Les saludo desde Brasil. He estado acompañando su ya venturosa viajen con la envidia de los que quedarón sin cumplir un añelo tan fabuloso, tan increíble e tan típico de los que tienen el corazón de los puros amantes de la vida. Grácias por aquecer nuestras almas con su aventura!
    Gracias por hacer que nosotros también volvemos a creer en la belleza de la vida!!
    Julio Cesar Salgado Gaudioso
    Porto Alegre-Brasil
    julio.gaudioso@ig.com.br

    ResponderEliminar
  17. Hola Muchachos, como les va, ya casi un mes de haber llegado a la ultima frontera, espero en Dios que estén bien. cuidense y esperamos sus noticias, fotografias, relatos y mucho más, pronto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Anónimo14.8.10

    I saw your car in San Francisco just before you got on the Bay Bridge. It was friday August 13th. I was able to find your blog pretty quickly by typing "argentina to alaska citroen". Looks like it was a great trip. I hope you enjoyed your stay in the City.

    ResponderEliminar
  19. Visita nuestro Hotel en WTC y explora el DF desde una ubicación privilegiada

    ResponderEliminar

¡Dejarnos un mensaje es muy simple!
Después de escribir el comentario, abajo, donde dice 'Comentar como: Seleccionar perfil' hay que elegir Anónimo (la opción más simple, con tu firma en el comentario), o Nombre/URL (se debe completar el casillero Nombre o URL, o los dos) o para los que tienen blog, cualquiera de las otras opciones.