miércoles, 23 de julio de 2008

La increíble historia de Dolores, el felpudo mágico y los contadores de garrapatas.

Posteo extraoficial. Menos pretencioso, a todo color y por supuesto ¡Con Felfer!
Dejar Bolivia fue un parto natural sin anestesia. Pasamos a detallar lo ocurrido en los últimos y movidos días Titikaqueños.

CAPITULO 1: "El derrocamiento de la muela tirana"

Una atmósfera viciada de vapores fluorescentes, dió el marco a aquella mañana tragicómica. Siete patos expertos en martingalas se arrimaron para ser parte, pero el entierro ya había sido consumado. El dentista (que no se por qué se hace llamar doctor. Cosa muy común en los miembros de este clan) dijo: - Listo el pollo, podés masticar bulones si querés. Dolores, que jamás confió en los seres que visten de guardapolvo, o basan su estabilidad económica en el origami, retrocedió lentamente pero sin bajar el cuchillo. Los acróbatas festejaron sin acrobacias y partieron hacia la frontera.

Resumen fotográfico del Capítulo 1. Si bien los siete patos no revelan su identidad, Guille y los de Fuego se preguntan acerca del mandala cósmico y encuentran en la vela la llave interdimensional a el otro mundo (ese donde vive Lucy y las mandarinas saben cada día mejor).

CAPITULO 2: "Nada que ver con Botnia, pero igual sobre papeles"

Llegamos a la frontera al mediodía, no tuvimos mayores inconvenientes en migración y.... PAF! el tipo le puso el sello de salida a los pasaportes (no sabíamos que pasarían 3 días para poder cruzar a Perú). En aduana la cosa se puso peluda. Al entrar nos habían dado 90 días a nosotros y tan solo 30 a la citraca para estar en Bolivia. Eso significa que el permiso del auto estaba vencido hacía más de veinte días. El aduanero nos anuncia que tiene que confiscarnos la nave. ¡¡¡¡QQQUEEE!!!! NO WAY!!! Un poco de charla por aquí y por allá, para que finalmente nos perdone la vida. Pero claro, ya estábamos "fuera de Bolivia", tuvimos que anular el PAF! y recién ahí...... El chiste es que tuvimos que manejar todo ese día de regreso al bolonqui del alto de La Paz. Al día siguiente, estuvimos con el corazón en la boca hasta que nos firmaron la extensión del permiso. Cualquiera puede pensar, listo, ya está..... pero NO! Vaya a saber que fuerzas extrañas nos llevaron a replantear nuestra ruta y decidimos salir de Bolivia por Puerto Acosta.....

CAPÍTULO 3: "Creer y reventar"

Ante nuestras consultas todos decían: Si, metele, es todo asfalto - o la clásica- Es lo más directo para Cusco. En fin, como inocentes palomillas, creímos a policías, civiles, domadores de llamas, abogados alimentados a dulce de leche bombomelo y tipos que ocupan cabinas de peaje (asimismo creímos a militares, posaderos y viajeros intergalácticos). Hicimos noche en un lugar que no viene al caso nombrar y tras recorrer los peores 20 kilómetros de las carreteras de Bolivia llegamos a Puerto Acosta.


En algún lugar del camino, vivía una familia en una choza a orillas del interminable Titikaka. Como no conocían el roquefort, juzgamos que poco teníamos en común y los abandonamos a su suerte.

CAPÍTULO 4: "La barrera"

.... y llegamos a una barrera...

CAPÍTULO 5: "La frontera fantasma"

Puerto Acosta, la frontera que es y no es frontera. Es frontera porque es frontera, y no es frontera por todo lo demás. En la aduana (sin aduanero) ciertos humanoides descansaban sus cuerpos sobre el suelo. En la plaza había un fiestón. En el destacamento de policía no daban garantías legales de registrar nuestra salida (ni de ningún otro tipo), y así es que nos vimos en una encrucijada. Con la vena del cuello a punto de reventar, Faca sentenció: Nos volvemos a Copacabana y a la mier...... 240 km de un regreso donde el aire se cortaba sin cuchillo, caminos horrorosos como Coppolo y bla, bla, bla...

Tercer cruce en balsa por el Titikaka. Dolores lo disfruta a más no poder.

CAPÍTULO 6: "Chau Evo mandá fruta"

.... ese separador de folios. Bla, bla, bla.... dormimos en Copacabana una noche más y al día siguiente tempranito estabamos en la frontera. Gastamos las monedas que sobraron en caramelos, papel higiénico, mandarínas (sin acento) y dos Nikolos (unos chocolates con gusto a cartón, a los cuales nos hicimos adictos en Bolivia). Pasamos, GRACIAS DIÓ PASAMOS!!!!!

CAPITULO 7: "De como dejamos Bolivia"

Y así dejamos Bolivia.

FIN.

Muchos son los misterios que nos quedaron por desentrañar en el altiplano. Algunos jamás podremos resolverlos, para otros.... el Perú nos da una nueva oportunidad.

¿Qué extraña relación vincula a los transportes públicos andinos con Batman? ¿Es esta una obsesión infundada o acaso posee una justificación robusta?

Bueno queridos conejos, prometemos deshacer esta madeja endemoniada. Esperamos que sus hilos, al ser desenredados, nos revelen ciertas respuestas de carácter esencial. Pero por lo pronto, no nos queda más que dejarlos una vez más. Revisen las hornallas antes de irse a dormir, limpien el felpudo de la puerta de entrada, que en él se paran cada noche criaturas monstruosas como Linda Peretz, Rolo Puente y "La Hormiga Negra" y si es que se coparon con "Lost", déjense de joder; ¡Un oso polar en una isla tropical! ¡¡¡¡¡Por favor!!!!!

Buena vida para todos, sean buena gente y un beso.
Ah!! Estamos en Cusco hace tres días. Esto es increíble pero..... esa ya es arena de otro posteo.

¡¡¡¡Arrivederci e buonafortuna!!!!

lunes, 14 de julio de 2008

Copacabana Forever

El recorrer la Bolivia del altiplano ha sido subirse a una montaña rusa; pero bien rusa. Hemos pasado por todos los estados de ánimo (incluyendo la demencia parasitaria de Hesse). De la euforia al llanto sin explicaciones certeras, rodeados de toda clase de gentes. Se amalgaman en estas tierras, naciones sin número pero con un solo suelo, y a eso se le suman los barriletes terrícolas (y posiblemente algunos extraterrestres) para los cuales el viento deja de soplar sobre la puna.
Como si tuviera poco, parece que Bolivia no nos quiere dejar dejarla. Pasamos los últimos 8 días a tan solo diez escasos y ordinarios minutos de la frontera con Perú. Una pieza molar conspiradora nos ha retenido aquí. Gobierna de manera tirana, y bien se sabe que esta clase de mandatarios poco entienden de deseos rodantes. A orillas del Titikaka, Copacabana despierta cada día en silenciosa mutación. Sus calles se colman de pies andantes y su lago sagrado ve cruzar a otros tantos sobre maderas motorizadas bien lejanas de lo místico.
Realmente se respiran aires diferentes aquí, pues la gente del lugar (sobre todo los adoptivos) se autoproclaman "antenas". No sabemos bien que monitorean, pero con certeza sintonizan frecuencias que ninguna radio urbana lograría decodificar.
Tal vez una de las palabras más utilizadas para describir Copa, el lago y la Isla del Sol es "energía". Pues bien, esto revela claramente intenciones y deseos. Nada mal.
¿Que oscura realción existe entre ese ser atormentado llamado Batman y los taxistas de Cochabamba? Thamer lo sabe, pero no quiso revelarlo. Thamer lo sabe.... él lo sabe.

A las pruebas nos remitimos. ¡4496 metros sobre el nivel del mar! Créanos, a esta altura la fauna es totalmente distinta, vimos una bandada de OVNIS y atropellamos a un ángel.


Una de las preguntas que más frecuentemente nos formulan es ¿Y que llevan en el auto? Bien; lista de objetos prioritarios a la hora de hacer 70.000 km en un Citroen 3CV: 1) Bola de espejos. 2) Esos cosos que se ponen entre la piernas para hacer ejercicio que salen en Sprayette. 3) Falso hielo para poner dentro del trago (en lo posible luminoso). Nadie, repetimos, nadie que pretenda llegar a Alaska alcanzará su objetivo sin una bola de "spejos" colgando del retrovisor.

Es un rastri es.

La ollada de La Paz. Una Marmicoc con un millón de tipos metidos a presión y sin vávula de seguridad.

Una vez que le sacás un guardabarros al Citro, se te hace vicio y ya no podés parar.

¿Realmente creen que Los de Fuego escriben este blog? ¿Realmente creen que ellos deciden sobre sus vidas? ¡¡Por favor!! no sean ilusos, esos dos son unos pelagatos. Aquí les presentamos a los verdaderos guionistas de esta historia; Floreal, Hendrik y Genoveva. Ellos se rompen el alma día a día para que esos dos cuchifrulos se lleven la palma. ¡Justicia! ¡Que se haga justicia! - los escritores se cubren los rostros por miedo a acciones legales en su contra y a la caída de meteoritos-.

Bueno, el tema es así; el tránsito en La Paz define la palabra caos a la perfección. Para organizarlo los paceños cuentan con semáforos (esas cajitas amarillas que se elevan con postes de hierro y cambian de color de tanto en tanto). Como los conductores no hacen caso de este sistema (que demostró ser eficiente en el resto de las ciudades del mundo), debajo de los mismos hay policías mirando los cambios de luz y dando el paso cuando corresponde. Pero claro, todo el asunto aún era un tanto previsible, policías y semáforos, eso ya se vió. Entonces se iluminó algún genio municipal y dijo.... ¡ANIMALES! ¡PONGAMOS ANIMALES! La prueba piloto se llevó adelante con amebas y cangrejos cacerola y si bien los resultados fueron relativamente buenos, se terminaron afianzando las cebras y los burros, pues éstos digieren mejor las puteadas.

Un burro admira una botella de agua. Más tarde se clavará una salchipapa, pero por ahora solo piensa en hacer del mundo un lugar mejor.

Una cebra levanta los brazos buscando ser atropellada. Ocho de cada diez personas que toman este trabajo se inclinan por el suicidio.


Tirados en La Paz, los de Fuego piden a la humanidad que no se condene a Soldán. Loli sentencia "yo también haría cosas terribles si llevara un peluquín", y Faca remata "la calvicie conduce a lugares donde nadie querría estar".

Esta fotografía de La Paz nunca debió ser tomada. Pero ya que la tomamos....

Se llama Soledad y está sola. Como un puerto maltratado por las olas. Colecciona mariposas tristes, direcciones de calles que no existen. Un mal día tuvo el antojo de probar, para que sirve un corazón. Un hombre amaneció encajonado y Sole preparó anticuchos....

En las células de Dolores, las proteínas catalizan reacciones químicas, como en las de cualquiera. Pero no en las de cualquiera, cualquier partícula de materia se transforma en algo mágico. Hechizos citoplasmáticos y encantamientos de membranas. El secreto se encuentra en el complejo de Glogi.

Sus rostros no se ven pero créanos, son Jack Palance y cinco señuelos que lo acompañanan a todos lados por seguridad (uno se le parece e incluso lo remplazó un día en el set sin que el director se de cuenta. Fué durante la grabación de "I´ll be home for chrismas").

Lleva a los globos de paseo, con la ilusión de algún día volar al cielo. Lleva a los globos. Los globos de paseo. El de Bart se le desinfla seguido, pero ella lo infla diligente, aún si se lo prohibe un hermano malo que tiene. Hay quienes dicen que los globos son bobos, ella los escupe a todos. A todos esos. A los demás no. Son clientes potenciales. No come vidrio la chola de los globos. Si lasagña, y si pez globo. Sin miedo a la muerte usa un cuchillo hábilmente. Le saca esa partecita venenosa y se lo hace a la plancha con papas. ¿En que estábamos? ¡Ah si!, a veces le duele la columna pues no tiene buena postura. Nunca jugó a los dardos y mantiene los precios pese a la inflación. Clásico de quién vende por sobre todas las cosas aire (aunque ella prefiere creer en la venta de ilusiones).

Y en la panza de la ballena de Pinocho....

Las reuniones de zapatos suelen ser aburridísimas. Este no es el caso, como notarán estos son todos zapatos marrones. Están llevando adelante un proyecto para hacer desaparecer a todos los cubos mágicos del mundo. Sinceramente no le encontramos sentido al plan, pero que es una idea fresca, es una idea fresca.

Copacabana y el Titikaka. Ombligo energético del mundo. Cuna de Manco Kapac y Mama Ocllo, fundadores del imperio Inca. Debajo de sus aguas hay ciudades y túneles habitados por seres luminosos (dicen). Vendrían a ser extraterrestres ¿no? Creemos, porque sobre sus aguas y en sus calles también vimos algunos.

Faca encanta a un par de niñas con su música para comérselas. Como no encontró condimentos, las dejó ir con la condición de que si algún día llegan a ser productoras de televisión, no compren la serie Grande Pá para la televisión boliviana.

En la Isla del Sol; niños corren sobre blancas arenas. Los burros, ceden su peso al sílice y un cerdo explora la zona a toda prisa. Todos tienen algo en común, pero como no conviene revelarlo, el chancho va a la olla. Al asno no hace falta hervirlo, porque no comprende bien las cosas (sobre todo aquellas que solo tienen interpretación humana).

El bote navega al hombre.

¿Para que comer pasto si se pueden comer truchas?

Testimonio de vida. Faca juega al fuchi a 3810 metros sobre el nivel del mar (Isla del Sol). Sus reconocidas fintas y velocidad de gacela cedieron terreno ante la falta de oxígeno (tanto en piernas como en cerebro). Terminado el match el de Fuego sentenció "miraba al arquero y veía a Nelson Mandela haciendo macramé".

Adela reconoce que el árbol que crece en su espalda, se generó espontáneamente tras 25 años sin una buena ducha. "Es práctico en primavera cuando comienza a dar higos" -dice la mujer-.

El Titikaka desde la Isla del Sol.

En el horizonte se encuentran las maravillas. Dolores va, pero ojo, sin soltar lo vital. Vital O2 la mantiene lúcida, hidratada y cabal. Vital O2 es un agua mineral ozonizada, equilibrada y libre de mugre. Vital O2 es vital.


Dos ovejas. Internet es caro, es tarde y estamos cansados. Sepan entender.

Solo nos acotaremos a describir la escena. El Citroen cubierto de mercancía para la venta, se siente vacío y corrupto. Pochoto y Pedorro cuidan celosamente que todo se haga en forma. Copacabana calienta sus calles con fotones provinientes del centro candente del sistema solar. Todavía le quedan como 5000 millones de años de yapa. Un hijo no reconocido de Hulk Hogan se toma la cintura y se pregunta por milésima vez; ¿Por que papá, por qué?

Estrenando regalos de cumpleaños. Faca solo dijo -Gracias- y dedicó las primeras melodías a Carlitos Balá.

Bueno, bueno, bueno.... el tiempo nos atrapó en Copacabana. Aquí nos encontraron los 200 días de viaje y la parca nos viene respirando en la nuca. La idea es pasar a Cuzco en cuanto la muela tirana sea derrocada. La nave está agarrando un segundo aire, y arranca cada mañana al toque como pidiendo ruta. Perú está al alcance de la mano, vamos, tooodos al Citro que falta mucho por ver aún.
Un millón de gracias por los saludos cumpleañeros. Es más fácil todo para nosotros cuando los sentimos cerca.

No mucho más; si por casualidad el que se robó las manos de Perón está leyendo este posteo, le pedimos que las devuelva. Igualmente le pedimos a Cristi que se deje de joder y a Emilio Disi que no sea tan jodido fuera de cámara.

¡¡Besos, abrazos y patadas ninjas en la boca para todos!!

¡¡Arrivederci e buonafortuna!!

viernes, 4 de julio de 2008

La ¿Paz?

video